• DEPORTES DE RAQUETA: TRASTORNOS MÚSCULO-ESQUELÉTICOS QUE AFECTAN AL HOMBRO.

    DEPORTES DE RAQUETA: TRASTORNOS MÚSCULO-ESQUELÉTICOS QUE AFECTAN AL HOMBRO.

    DEPORTES DE RAQUETA: TRASTORNOS MÚSCULO-ESQUELÉTICOS QUE AFECTAN AL HOMBRO.

    Los deportes de raqueta (pádel, tenis…) son modalidades deportivas con una gama de gestos muy explosivos tanto de la extremidad inferior como de la superior. En estas modalidades deportivas se hace necesario un programa de optimización de la función neuromuscular tanto en la prevención de lesiones como en la readaptación funcional. Por tanto deberemos conocer cuáles son las lesiones más frecuentes y los desequilibrios e inhibiciones musculares que son más frecuentes en este tipo de deportes. Una vez detectados a nivel individual las inhibiciones neuromusculares, tendremos en nuestras manos la oportunidad de optimizar nuestro sistema neuromuscular y con ello minimizar el riesgo de lesión y aumentar nuestro rendimiento en los deportes de raqueta.

     

    imagesCA2JMTX1

    En un principio, los deportistas que practican deportes de raqueta están expuestos a sufrir lesiones tanto en su miembro superior (hombro, codo), en su miembro inferior (rodilla, tobillo) y en su columna vertebral. Pero los estudios indican que la frecuencia es mayor en hombro, codo y rodilla. Siendo dos tipos de estrés los causantes de los diferentes tipos de lesión:

     

    –          Por repetición de estímulos: cuando realizamos un gesto deportivo con mucha frecuencia, nos expones al riesgo del deterioro de la articulación implicada, y más aún cuando hay patrones alterados de movimiento e inhibiciones neuromusculares.

    Ejemplo: en el “manguito de los rotadores”, en el tendón del bíceps, epicondilitis (o codo del tenista), etc.

    –          Por un solo estímulo: cuando sobrepasamos la tolerancia de estrés en un tejido en particular ante un único estímulo, ya sea músculo, tendón, ligamento, etc.

    Ejemplo: rotura muscular o de ligamentos, etc.

     

    hombro 1En esta entrada de nuestro blog, nos “centraremos” en el HOMBRO como una de las zonas más críticas en dichas modalidades deportivas.

    Cuando nos asesoramos para emprender un programa de entrenamiento, en este caso para una articulación tan especial como es el hombro, nos encontramos que en nuestro sector es muy común el interés por aprender ejercicios para aplicarlos “ya”, sin cuestionarse el riesgo/beneficio que puede ocasionar, la dosis adecuada que puede ser tolerada, sin conocer la manera óptima de progresar con ellos o retroceder en el caso que sea necesario. Es más sin haber realizado una valoración neuromuscular para cerciorarnos del estado esa musculatura con la que vamos a trabajar. Por todo ello, antes de elegir los ejercicios hay que profundizar en el conocimiento del hombro desde una perspectiva anatómica y biomecánica así como la interrelación entre las articulaciones cercanas (articulación glenohumeral, escapulo humeral, columna torácica, columna cervical, etc.) y de los equipamientos que vamos a utilizar para prescribir los diferentes ejercicios, para de esta manera poder integrar la funcionalidad desde una perspectiva que nos permita la mayor transferencia posible al rendimiento deportivo.

    Selección de ejercicios: el Reclutamiento Selectivo.

    Una vez que hemos valorado el estado de nuestro hombro y demás articulaciones interdependientes funcionalmente

    ¿Cómo saber que ejercicios seleccionar para los músculos inhibidos?

    Para seleccionar los diferentes ejercicios, nos disponemos a buscar información sobre qué nivel de activación produce un ejercicio sobre la musculatura que queremos mejorar, en muchas ocasiones utilizamos los ejercicios con mayor actividad electromiográfica, pero cuando hay alguna alteración o el patrón motor es defectuoso debemos utilizar el concepto de “reclutamiento selectivo”, es decir, debemos proponer ejercicios que enfaticen en las zonas débiles sin implicar las que ya están fuerte, porque sino seguiríamos agravando la descompensación existente (enfatizamos en un profundo conocimiento de la función muscular para aplicar este concepto de entrenamiento).

    Interdependencia funcional entre CERVICAL-HOMBRO-ESCAPULA-COLUMNA DORSAL

    Antes de seguir con nuestra propuesta, es determinante tener un conocimiento de la biomecánica y de la anatomía de las estructuras con las que vamos a trabajar.

    Esta interdependencia funcional es clave para afrontar con éxito los problemas de hombro, debemos conocer la interrelación funcional entre estas articulaciones para encontrar la “causa” de la descompensación y de esta manera establecer las pautas de entreno en función de donde este el origen del problema.

    Como dato “anecdótico” en personas de 40 años se han detectado entre un 15-25%  rotura parcial del músculo supraespinoso (uno de los que conforman el manguito de los rotadores) asintomática (sin dolor). Estas personas con el paso del tiempo, alrededor de 2 a 3 años, empiezan padecer dolor en el hombro.

    ¿Qué ocurrirá si empezamos a realizar un deporte de raqueta en esta situación?

     Algo que debemos sacar en claro de esto es que antes de que se produzca el dolor, ya hay alteraciones en la funcionalidad de dicha articulación, es decir, en un alto porcentaje los músculos no están actuando óptimamente (esta situación se puede predecir a través de una valoración neuromuscular).

    1.       HOMBRO y DISKINESIA ESCAPULAR

    El hombro es una articulación muy móvil y con escasa estabilidad estática, por lo que requerirá de grandes requerimientos de estabilidad dinámica, para ello debe tener la función muscular optimizada al máximo.

    Nos encontramos con un grupo de músculos conocido como Manguito de los rotadores, controladores locales de la articulación del hombro y sobre los que se produce el “daño” en multitud de ocasiones.

    Pero ¿Por qué se lesionan tanto?¿Son “ellos” la causa principal del problema?

    La principal causa es que asumen un trabajo que no es el suyo, concretamente de otros músculos que están inhibidos.

     Shirley Sahrmann: “yo diría que prácticamente el 100% de las lesiones crónicas de hombro se derivan de una alteración en la posición y movimiento escapular”

    Es aquí donde aparece otro concepto, el de “Diskinesia escapular”, cuando los músculos que controlan la escápula no realizan su función, rompiendo el ritmo escapulo-humeral y como consecuencia los músculos del manguito de los rotadores se ven expuesto a un trabajo extra.

    En un estudio llevado a cabo por Holmgren el al BMJ 2012, nos viene a decir, que después de 12 semanas de entrenamiento correctivo diario,  un 80% de los pacientes con síndrome de pinzamiento deciden no operarse después de un tratamiento específico de refuerzo muscular. Puede ser que esté en nuestras manos salvarnos del quirófano entrenando óptimamente.

    2.       COLUMNA TORACICA y HOMBRO

    Una de la característica más destacada de esta zona de nuestra columna, es que con el paso del tiempo la columna torácica colapsa en flexión (aumento de la cifosis torácica).

    ¿Pero qué ocurre con la columna dorsal y la cinemática-cinética escapular?.

    Pues una alteración en el control neuromuscular de la columna dorsal provoca que la escapula no pueda moverse con normalidad sobre la parrilla costal, modificando su orientación con respecto al húmero, lo que alterará la función de los músculos que la controlan y esto dará lugar a una alteración de la función de los controladores locales del hombro (manguito de los rotadores).

    Esta alteración de la columna dorsal puede provocar una disminución del rango de movimiento del hombro en un 25% y la fuerza del mismo en un 16%, con el consiguiente incremento del riesgo de lesión.

    Esta alteración donde se involucra a la columna dorsal, la escapula y el “hombro”, cobra muchísima importancia en los deportes de raqueta, donde en multitud de situaciones competitivas y de entrenamiento se solicita a estas estructuras en gestos combinadas como en el saque, etc. comprometiendo a dichas estructuras y cuando no lo hacen de manera coordinada, o hay alguna alteración del patrón motor del movimiento o musculatura inhibida y débil, el riesgo de sufrir una lesión incrementa exponencialmente, además de las limitaciones en el rendimiento que supone no tener un optimizada función muscular.

    3.       COLUMNA CERVICAL Y HOMBRO

    7267_580160392036379_1834061162_nPero no nos podemos detener en estas estructuras, es decir, si la columna dorsal colapsa en flexión,  la columna cervical se va con ella hacia flexión, pero como tenemos que tener la mirada al frente se produce un doble movimiento, flexión en la porción cervical inferior y extensión cráneo cervical. Esto se conoce como protracción (donde la cabeza esta adelantada).

    Nuestra cabeza representa alrededor del 8% de nuestro peso corporal, si se mantiene bien alineado no presenta ningún problema, el problema surge cuando adelantamos ese peso y nuestros musculos no están preparados para soportar dicho estrés.

    En situaciones de este tipo, donde la cabeza se va hacia delante, nos encontramos con músculos que tienen un doble función cervical-escapular, y que en nuestro caso nos deben permitir movilizar la escapula para poder coordinarse con el húmero de tal manera que podamos mover nuestro brazo óptimamente, pero que están teniendo una labor extra de controlar el peso de la cabeza a nivel cervical, lo que con el tiempo provoca otra disfunción en el control de nuestro hombro.

    Concluyendo, podemos decir que muchos de los problemas que  “dan la cara “ en  los manguitos de los rotadores, estos no son la causa primaria del problema, sino una consecuencia de una alteración en otra estructura (escapula, columna torácica, columna cervical, etc.). De ahí la necesidad de tener un altísimo conocimiento de la mecánica muscular y la interrelación articular para hacer frente a las alteraciones funcionales de nuestra musculatura, de tal manera que nos permita optimizar nuestro rendimiento deportivo en los deportes de raqueta.

    Por tanto, si me duele el hombro y sigo haciendo ejercicios “preventivos” o de “rehabilitación” de rotación externa de hombro para entrenar mis manguitos de los rotadores, ¿Qué sucederá si esos músculos están ya sobresolictados por compensar una disfunción en otra articulación y seguimos forzándolos sin solucionar la causa real de nuestro problema de hombro?

    Desde TRESSPORT te ofrecemos soluciones para optimizar tu función muscular y alcanzar tu máximo rendimiento…

Leave a reply

Cancel reply